¡Apoyamos a Ucrania! ¡No a la guerra!

¿Cómo ayudar? »

Las diferencias hacen el idioma - conocer las diferencias es la clave.

¿Qué diferencia a un idioma de otro? 

Todos los idiomas tienen cosas en común, empezando por su objetivo común: comunicarse. Hay unos idiomas que se parecen más que otros, pero siempre habrá similitudes.

Hay que tomar estas similitudes como ventaja, ya que implica que no empezamos a hablar el otro idioma desde cero (como cuando aprendimos nuestra lengua materna de pequeños). Esto tiene sus ventajas y sus inconvenientes, ya que sabremos algunas cosas, pero en cambio otras no, y la en aspectos como la pronunciación o la gramática, vendrán viciadas por nuestra lengua materna. Es por esto que el método de las diferencias es clave para aprender un idioma.

Este método está basado en conocer las diferencias entre un idioma y otro (para ello es necesario tener un conocimiento profundo de ambos idiomas). Por ejemplo, en el caso del inglés y el alemán, el anterior al venir de el germánico, tiene muchas similitudes, en pronunciación y en gramática y vocabulario. Entonces, no es muy difícil que un alemán pueda manejarse con el inglés sin hacer demasiado esfuerzo. Pero el siguiente paso para aprender inglés es conocer las diferencias gramaticales, fonéticas y el vocabulario del inglés. Por ejemplo, en la fonética alemana, pronuncian la "W" como una "V", el sonido "W" inglés no existe en el alemán, y por eso es una de las cosas que más se les resisten. ¿Por qué? Porque al no existir ese sonido, no lo identifican (pero sí que lo escuchan). Un ejemplo aún más claro de esto, es como si le pregunto a un Griego de la antigua Grecia, si conoce el color azul. Este era un color que ellos no identificaban, era para ellos como un negro claro. Y hasta que no lo pudieron reproducir ellos mismos, no le pusieron nombre. Entonces, ellos sí que veían el azul, pero no lo distinguían, y tampoco lo reproducían. Pero a lo largo del tiempo, sí que pudieron identificarlo y reproducirlo (este vídeo "Why the Ancient Greeks couldn't see blue" publicado en Youtube lo explica muy bien).

Entonces, en el caso de la "W" inglesa para los alemanes, ellos sí que escuchan la "W" inglesa, pero no encuentran el matiz con su "W", y alo mejor les llevaría mucho tiempo identificarla (como ejemplo, es común para los inmigrantes no llegar a dominar el idioma de su nuevo país). Es por ello, que para un alemán es necesario señalar esta diferencia y practicarla.Este método consiste en dos pasos:

1)Conocer la diferencia. Al a prender un idioma, al principio todo "suena a chino" todo suena igual, pero a medida que vamos acercándonos, vamos encontrando diferencias. Estas diferencias generalmente no son gran cosa, ya que las podemos ver (gracias a que nuestra lengua materna reconoce ese aspecto). Pero en los casos en los que ese sonido no existe en nuestra lengua, ni siquiera lo percibimos. Un ejemplo de esto es la prolongación de las vocales en inglés. Este es un recurso que en español no existe, y por tanto, no lo percibimos (que no es lo mismo que escuchar). De este modo, el primer paso es identificar la diferencia, para posteriormente poder practicarla

2)El segundo paso es practicar la diferencia, a través de prestarla atención, y practicarla. 

Ahora bien, para poder identificar las diferencias entre un idioma y otro, es necesario conocer ambos idiomas profundamente. Tener esta experiencia es clave, ya que implica saber exactamente qué se necesita hacer para que (e.g.) un hispanohablante llegue a dominar el inglés. Esto se diferencia de un profesor anglosajón (que no domine el español) cuya pronunciación y gramática serán perfectas, y aunque puedan demostrar como se habla el inglés, encontrarán dificultades para enseñar al estudiante qué cambios exactamente tiene que hacer, ya que para ello se necesita un profundo entendimiento de las diferencias y particularidades entre AMBOS idiomas, y no del inglés únicamente.

Por ello, mi gran diferencia está en el método, basado en CONOCER LAS DIFERENCIAS FUNDAMENTALES (fonéticas y gramaticales) entre español e inglés, para que una vez conocidas, puedas hablar inglés como hablas el español, ya que una vez conocidas las diferencias, el resto ya lo sabes.

Este método no me lo he inventado yo, sino que (en mi esfuerzo por ser un hablante nativo) decidí tomar un costoso curso de la University College London con el renombrado fonetista Geoff Lindsey para poder dominar la pronunciación—que a pesar de mi persistencia se me seguía resistiendo. Esto es completamente normal, ya que el inglés tiene unos sonidos que el español no tiene (a diferencia del alemán, con el que comparte el ~85% de los sonidos) y que nuestro oído generalmente pasa desapercibidos (por mucho que un nativo nos repita las palabras una y otra vez). Este método de enseñanza está basado en el conocimiento de estos sonidos y sus diferencias con la fonética española; y lo mismo se aplica a la gramática.

Autor: Martin C.

Los editores no tiene la responsabilidad del contenido de los blogs, son la opinión personal del autor.