Usos y diferencias entre los verbos tener y haber

05.01.2021

Usos y diferencias entre los verbos tener y haber
Enseñanza en línea
  1. ¿Cómo se diferencian los verbos tener y haber?
  2. Usos de los verbos tener y haber
  3. Los verbos tener y haber en muchos idiomas se encuentran unidos en su uso, significado e incluso en su conjugación. Sin embargo, para el español estos actúan de forma diferente, por separado y por supuesto, dependiendo del tiempo en el que se aplica.

    Una característica que resaltar es su escritura, que muchas veces se encuentra vinculada a errores ortográficos como en el caso aver y haber. Mientras que para el verbo tener, el error más notorio se encuentra en los tiempos de conjugación. Aspecto que hay que cuidar a la hora de emplearlos dentro de una frase u oración.

    Entonces ¿cómo se usan estos verbos? ¿Cuáles son las diferencias más importantes entre tener y haber dentro del español? Si quieres saber más al respecto no dejes de leer lo que viene a continuación.

    ¿Cómo se diferencian los verbos tener y haber?

    Antes de conocer las diferencias entre tener y haber es importante saber su significado. En el caso del verbo haber se refiere a la existencia de algo empleado como forma expresiva dentro de oraciones impersonales como auxiliar.

    Pero cuando se trata del verbo tener, todo en él implica pertenencia y posesión. Incluso en su conjugación se puede apreciar esta característica. 

    Verbo haber

    Como ya hemos mencionado, el verbo haber se emplea en la construcción de diferentes tipos de oraciones, especialmente las impersonales. Sin embargo y dependiendo de esta, se puede aplicar el verbo tener logrando pasar de un sentido de existencia a pertenencia como en los siguientes ejemplos.

    • Una oración puede ser: En mi cuarto hay un espejo en la pared (Existencia) / Mi cuarto tiene un espejo en la pared (Pertenencia)

    • Construcciones diferentes, pero con alusión semejante: Allá hay un espacio libre / Aquella mesa tiene un espacio libre para sentarnos.

    Por otra parte, se refiere también a darle un significado universal a una oración o bien, que toda persona sea capaz de entender y seguir. Por ejemplo:

    • Para conseguir vivir en armonía hay que ser respetuoso y seguir las normas que se han establecido.

    • Para gozar de buena salud hay que cuidar la alimentación, hidratación y hacer actividad física.

    Verbo tener

    Tener es un verbo en el que su significado engloba pertenencia y no existencia. Dado a esta premisa, es más sencillo comprender la forma en la que está construida una oración. Algunos ejemplos son:

    • Mi perro tiene…

    • La abuela tendrá…

    • Gonzalo tuvo…

    • Ellos tendrán…

    Por su parte y a diferencia del verbo haber, tener hace referencia a una persona o situación en específico y no a acciones impersonales. Por ejemplo:

    • Tienes que partir mañana temprano.

    • Ellos tienen que esforzarse más…

    • Algunos tendrán la oportunidad de formar parte del equipo.

    Leer más: Los tiempos del subjuntivo

    haber

     

    Diferencia de conjunción entre tener y haber

    Aunque ambos verbos se conjugan según los modos indicativos, en el caso del verbo haber el tiempo presente parte de “hay”. Por ende, es justo en el modo de conjunción donde también se pueden observar sus diferencias más significativas.

    En el caso de la conjunción del verbo tener su construcción es la siguiente:

    • Yo: tengo – tenía – tuve – tendré – tenido – tendría.

    • Tú: tienes – tenías – tuviste – tendrás – tenido – tendrías.

    • Él/Ella: tiene – tenía – tuvo – tendrá – tenido – tendría.

    • Nosotros (as): tenemos – teníamos – tuvimos – tendremos – tenido – tendríamos.

    • Vosotros (as): tenéis – teníais – tuvisteis – tendréis – tenido – tendríais.

    • Ellos (as): tienen – tenían – tuvieron – tendrán – tenido – tendrían.

    Ahora bien, en cuanto al verbo haber se conjuga de la siguiente manera:

    • yo: he – había – hube – habré – habido – habría.

    • Tú: has – habías – hubiste – habrás – habido – habrías. 

    • Él/Ella: ha – había – hubo – habrá – habido – habría.

    • Nosotros (as): hemos – habíamos – hubimos – habremos – habido – habríamos.

    • Vosotros (as): habéis – habíais – hubisteis – habréis – habido – habríais.

    • Ellos (as): han – habían – hubieron – habrán – habido – habrían.

    Entre los verbos tener y haber ocurre algo muy particular con las palabras habido y tenido. Estas se refieren a la conjugación en Pretérito pluscuamperfecto y anterior, al igual que para el Futuro perfecto. Por tanto, no cambian ni varían y su uso depende de la forma en la que está compuesta la oración.

    haber

    Usos de los verbos tener y haber

    Ahora que ya conoces las diferencias que existen entre los verbos tener y haber, es momento de profundizar en su uso. Donde, además, también se pueden observar diferencias exactas entre los verbos aplicados a la gramática. Veamos.

    Usos del verbo tener

    En primer lugar, se usa para indicar posesión dentro de una oración, en la cual es necesario incorporar un complemento directo. Ejemplo:

    • Tengo unos zapatos nuevos. (verbo= tengo / complemento: unos zapatos nuevos)

    En segundo lugar, se emplea para referirse a una obligación o a llevar a cabo una acción. Su construcción de forma personal parte desde una perífrasis verbal, un nexo y el infinitivo. Ejemplo:

    • Tienes que ordenar tu habitación. (perífrasis= tienes / nexo= que / infinitivo= ordenar tu habitación)

    En tercer lugar, el verbo tener se puede utilizar como verbo auxiliar para enfatizar sobre una acción que debe llevarse a cabo. También está dirigido a un sujeto en particular. Ejemplo:

    • Te tengo advertido que si no cumples con tus tareas no saldrás al parque.

    Por último, es el verbo que se emplea para decir la edad de una persona o la propia, según la conjugación. Es decir, yo tengo, ellos tienen, él o ella tiene.

    Uso del verbo haber

    El verbo haber se usa en primer lugar, de forma impersonal y se conjuga en tiempo presente y en tercera persona. Ejemplo:

    • Allá hay espacio para todos.

    Al igual que en el verbo tener, se usa como perífrasis junto a un nexo y un complemento en infinitivo.

    • Hay que ingerir alimentos más saludables. (perífrasis= hay / nexo= que / infinitivo= ingerir alimentos más saludables)

    Por último, actúa como auxiliar dentro de una oración construida a partir de diferentes modos. Es decir, requiere de un participio invariable junto a modos complementarios de los pretéritos y futuro si se requiere. Ejemplos:

    • Hemos planeado desde hace mucho el viaje.

    Si quieres aprender más sobre los verbos tener y haber o dominar las normas gramaticales, En Busca Tu Profesor, podrás encontrar distintos tipos de tutores. Con su ayuda podrás abordar todo tipo de ejercicios. Además, podrás contar con un guía y mentor cada vez que lo necesites.

    Leer más: La guía para aprender a leer en inglés

     

     

     

Аutor:

Evalue la noticia

Usos y diferencias entre los verbos tener y haber

¿Cómo se diferencian los verbos tener y haber?

Antes de conocer las diferencias entre tener y haber es importante saber su significado. En el caso del verbo haber se refiere a la existencia de algo empleado como forma expresiva dentro de oraciones impersonales como auxiliar. Pero cuando se trata del verbo tener, todo en él implica pertenencia y posesión. Incluso en su conjugación se puede apreciar esta característica. Leer más en Busca Tu Profesor

¿Cuál es el uso de verbo tener?

En primer lugar, se usa para indicar posesión dentro de una oración, en la cual es necesario incorporar un complemento directo. En segundo lugar, se emplea para referirse a una obligación o a llevar a cabo una acción. Su construcción de forma personal parte desde una perífrasis verbal, un nexo y el infinitivo. En tercer lugar, el verbo tener se puede utilizar como verbo auxiliar para enfatizar sobre una acción que debe llevarse a cabo. También está dirigido a un sujeto en particular. Ejemplo: Leer más en Busca Tu Profesor

¿Cuál es el uso de verbo haber?

El verbo haber se usa en primer lugar, de forma impersonal y se conjuga en tiempo presente y en tercera persona. Al igual que en el verbo tener, se usa como perífrasis junto a un nexo y un complemento en infinitivo. Por último, actúa como auxiliar dentro de una oración construida a partir de diferentes modos. Es decir, requiere de un participio invariable junto a modos complementarios de los pretéritos y futuro si se requiere. Ejemplos: Leer más en Busca Tu Profesor